Asentamientos Israelíes en los Territorios Ocupados

Publicado el 21 de Agosto, 2006, 7:00

Palestina bajo el mandato de la Sociedad de las Naciones, 1922

El 24 de octubre de 1945, fecha de la fundación de las Naciones Unidas en San Francisco, Palestina era un territorio administrado por el Reino Unido de conformidad con el mandato que le había encomendado la Sociedad de las Naciones en 1922.

La Potencia Mandataria tenía que ocuparse, entre otros temas, de la cuestión de una patria judía en Palestina. La creciente inmigración de judíos a Palestina a raíz de la segunda guerra mundial tropezaba con la decidida oposición de los habitantes árabes, quienes a mediados del decenio de 1940 representaban alrededor de las dos terceras partes de la población del territorio, cifrada en 2 millones de personas. Ante la intensificación de la violencia, en febrero de 1947 el Reino Unido decidió plantear la cuestión de Palestina en las Naciones Unidas.

Después de indicar la "conveniencia de un pronto arreglo en Palestina", el Gobierno británico pidió que se convocara inmediatamente un período extraordinario de sesiones de la Asamblea General con objeto de constituir una comisión especial con el mandato de preparar un estudio preliminar sobre la cuestión de Palestina, que la Asamblea examinaría en su siguiente período ordinario de sesiones.

Primer período extraordinario de sesiones de la Asamblea General, 1947

En el primer período extraordinario de sesiones, que comenzó el 28 de abril de 1947, se constituyó una comisión especial sobre Palestina. Cinco países árabes (la  Arabia Saudita, Egipto, el Iraq, el Líbano y Siria) no lograron que en el programa del período extraordinario de sesiones se incluyera un tema relativo a "la terminación del mandato sobre Palestina y la declaración de su independencia". El Organismo Judío para Palestina explicó la posición de los judíos, en tanto que el  Alto Comité Árabe habló en nombre de los árabes palestinos.

Creación de la UNSCOP

En el período extraordinario de sesiones la Asamblea General estableció la Comisión Especial de las Naciones Unidas para Palestina (UNSCOP), integrada por 11 Estados Miembros, para que investigara todas las cuestiones relativas al problema de Palestina y recomendase soluciones que habría de examinar la Asamblea General en el período ordinario de sesiones de septiembre de 1947. La Comisión Especial realizó una investigación, que duró dos meses y medio, durante los cuales sus miembros visitaron Palestina, el Líbano, Siria y Transjordania, así como los campamentos de personas desplazadas en Alemania y Austria, espacio asolado por la segunda guerra mundial y escenario de la tragedia que habían sufrido los judíos europeos durante la dominación nazi.

Las organizaciones judías prestaron su colaboración a la Comisión, en tanto que los dirigentes palestinos del Alto Comité Árabe se abstuvieron de hacerlo, alegando que las Naciones Unidas se habían negado a abordar la cuestión de la independencia y no habían separado la cuestión de los refugiados judíos de Europa de la cuestión de Palestina. El Alto Comité Árabe afirmaba que los derechos naturales de los árabes palestinos eran manifiestos, debían ser reconocidos y no podían seguir siendo objeto de investigación.

Los dirigentes judíos sostuvieron ante la UNSCOP que las cuestiones del Estado judío en Palestina y de la inmigración sin restricciones estaban intrínsecamente unidas. Los árabes, representados por la Liga de los Estados Árabes, pidieron la creación inmediata de una Palestina independiente al oeste del río Jordán.

La Comisión Especial dio por concluida su labor el 31 de agosto de 1947, una vez que sus miembros se pusieron de acuerdo sobre la cuestión de la terminación del mandato, el principio de la independencia y el papel de las Naciones Unidas. No obstante, no se logró consenso respecto de la solución de la cuestión de Palestina. La mayoría de los Estados miembros de la Comisión recomendó que Palestina se dividiese en un Estado árabe y un Estado judío y que se otorgara un estatuto internacional especial a la ciudad de Jerusalén, bajo la administración de las Naciones Unidas. Las tres entidades quedarían vinculadas entre sí en virtud de una unión económica. El plan de la minoría proponía el establecimiento de una estructura federal independiente integrada por un Estado árabe y un Estado judío que tendrían a Jerusalén como capital. Australia se abstuvo de votar por uno u otro plan porque sostenía que las recomendaciones excedían las atribuciones de la Comisión.

La división de Palestina: dos propuestas

La Comisión Especial para Palestina estudió en 1947 dos planes sobre la cuestión de Palestina: el de la mayoría y el de la minoría. Éstos eran sus rasgos principales:

1.- La propuesta de la minoría: Estado federal de Palestina

"El Estado independiente de Palestina — Que se reconozca a los pueblos de Palestina su derecho a la independencia y que se funde un Estado federal de Palestina independiente, después de un período de transición que no exceda de tres años..."

"Que el Estado federal de Palestina independiente se componga de un Estado árabe y un Estado judío."

"Durante el período de transición, la población de Palestina elegirá una asamblea constituyente que formulará la Constitución del Estado federal de Palestina independiente..."

"La independencia del Estado federal de Palestina independiente será declarada por la Asamblea General de las Naciones Unidas tan pronto como la Autoridad Administradora del territorio certifique ante la Asamblea General que la asamblea constituyente mencionada en el párrafo anterior ha aprobado la Constitución..."

"Habrá una sola nacionalidad y una sola ciudadanía palestinas, que serán concedidas a los árabes, a los judíos y a otras personas."

"Jerusalén, que será la capital del Estado federal de Palestina independiente, comprenderá, para fines de administración local, dos municipalidades separadas, una de las cuales incluirá los sectores árabes de la ciudad, incluso la parte de la ciudad dentro de los muros, y la otra, los sectores donde predomina la población judía."

2.- La propuesta de la mayoría: partición con unión económica

"Partición e independencia — Después de un período de transición de dos años, a partir del 1° de septiembre de 1947, Palestina dentro de sus actuales límites quedará constituida por un Estado árabe independiente, un Estado judío independiente y la ciudad de Jerusalén..."

"Sólo se concederá la independencia a cada uno de los Estados, a petición propia, después de haber adoptado una constitución... hecha ante las Naciones Unidas una declaración que contenga ciertas garantías y firmado un tratado que establezca la Unión Económica de Palestina e instituya un sistema de colaboración entre los dos Estados y la ciudad de Jerusalén."

"Ciudadanía — Una vez reconocida la independencia, los árabes y los judíos que, sin poseer la ciudadanía palestina, residan en Palestina se convertirán, del mismo modo que los ciudadanos palestinos, en ciudadanos del Estado donde residan..."

"Unión económica — Deberá celebrarse un tratado entre los dos Estados... El tratado tendrá fuerza obligatoria inmediatamente, sin ratificaciones. Contendrá disposiciones encaminadas a establecer la Unión Económica de Palestina..."

"Población — Las cifras relativas a la distribución de la población establecida en los dos Estados... son aproximadamente las siguientes:

El Estado judío 498.000 Judíos, 407 000 Árabes (y otros). En total 905 000

El Estado árabe 10 000 Judíos, 725 000 Árabes (y otros). En total 735 000

Ciudad de Jerusalén 100 000 Judíos, 105 000 Árabes (y otros). En total 205 000

"Además, en el Estado judío habrá cerca de 90.000 beduinos (árabes)..."

"Jerusalén — Se colocará la ciudad de Jerusalén bajo un régimen internacional de administración fiduciaria mediante un Acuerdo de Administración Fiduciaria en el cual se designe a las Naciones Unidas como la Autoridad Administradora…"

Publicado el 20 de Agosto, 2006, 6:00

Uno de los temas más complejos que hay en el campo de la política es lo que se conoce como Conflicto Israelo-Palestino. Es una cuestión compleja, con una polaridad tremenda entre la opinión pública y donde reina un profundo desconocimiento de la realidad.

Dentro de este amplísimo tema hay otro que es la clave de la situación entre palestinos e israelíes. Se trata, como pueden imaginarse de los Asentamientos en los Territorios Ocupados. Ahí está precisamente la clave de la solución del conflicto.

Abordaremos la cuestión desde una perspectiva neutral, como no podía ser de otra forma. Acercándonos al problema con la certeza de que ninguna de las partes es poseedora de la exclusiva de la razón, sin olvidar que por ambas partes se han cometido crímenes atroces y en que en ambas partes hay víctimas inocentes.

Más allá de cualquier opinión nuestro único deseo, nuestra meta, es dar conocer, en la medida lo posible, y a quien lo desee una realidad habitualmente presentada en blanca y negro cuando debería ofrecerse en toda la gama cromática del gris.

Ofreceremos únicamente documentos de instituciones, noticias de medios informativos de referencia, opiniones de cualificados analistas y por supuesto las distintas visiones de los actores del conflicto. Esa es nuestra forma de retratar un hecho de trascendencia inusitada.

Nada más, nos espera una ardua y difícil tarea, pero con lograr que una persona descubra una realidad ignorada, o al menos pueda acercarse a al fotografía del conflicto habrá merecido la pena. Sin más preámbulos comenzamos.